Parto en agua

cq5dam-thumbnail-633-346Durante los meses de gestación del bebé, este se encuentra sumergido en el líquido amniótico; nacer en agua es una forma de conservar la armonía y brindarle condiciones favorable tanto al bebé como a la mamá.

Parir en agua sigue siendo hoy en día poco frecuente, por lo que es considerado como parto alternativo. Su origen se remonta a décadas atrás cuando ya una parturienta llevaba más de 48 horas sin dar a luz y se le indicó que se sumergiera en una bañera con agua tibia que se había preparado especialmente para ella. Esto terminó de ayudar a que terminara con éxito el parto.

En el parto en agua la madre se sumerge en una bañera con agua tibia. Se busca que la temperatura que presenta el agua de la bañera sea la misma temperatura que en la que ha permanecido el bebé durante las 40 horas de gestación haciendo lo más parecido posible ambos ambientes.

Hay otras partes del mundo como Holanda en donde el agua es más bien fría o templada, así que eso dependerá del centro médico.

Beneficios de parir en agua

  • El agua tibia proporciona tranquilidad a la madre.
  • La bañera da movilidad y comodidad a la madre. Ella se mantiene sentada con las piernas abiertas en una posición cómoda.
  • La postura semi vertical de la madre facilita el descenso del bebé en el período de expulsión. Aunque cuando no se logra la verticalidad de los partos verticales tampoco la madre está en posición horizontal. Está más bien en una posición intermedia.
  • Como la parturienta está sumergida en agua, la presión sobre su vientre se ve disminuida y el dolor es mucho menor. Durante las contracción la madre que pare fuera del agua pierde mucha energía. En cambio el agua le permite conservar la energía y mejorar la circulación.

Leave a Reply